El abecé del cabello perfecto para cualquier tipo de pelo

Mujer que se cepilla el pelo
 
Casi todas sabemos que debemos cuidar el cabello de forma adecuada si queremos que se vea bien. Los lavados regulares para mantenerlo limpio, los acondicionadores diarios para mantenerlo hidratado, los tratamientos intensivos especiales semanales o mensuales para volverlo y mantenerlo fuerte, los productos adecuados para darle suavidad, brillo y para que nuestro look dure son todos ellos trucos que nos han recomendado miles de veces para el cuidado de nuestro cabello capilar.
 
El problema es que nuestro pelo no es igual en todas las personas –algunas lo tienen rizado, mientras que otras lo tienen grueso, o fino, o dañado– y cada uno de los tipos de cabello requiere un cuidado especial. Sin embargo, no hay motivos para que sea complicado tener un cabello perfecto, sin importar el tipo de pelo que tengas. Aquí te damos tres consejos básicos para cada tipo de cabello que te ayudarán a que tengas (u obtengas) un cabello bonito.
 
Cabellos finos:
 
Lo peor de tener el cabello fino es tener que lidiar con la sensación de que no puedes darle forma. El cabello necesita de muchos refuerzos para poder crear un peinado completo, que se vea exuberante. Los siguientes consejos pueden ayudarte a cambiar por completo el modo en que luchas con tus mechones finos y débiles:
 
1. Usa un champú con efecto volumen y productos para el cabello (como, por ejemplo, vaporizadores y mousses) para poder darle forma a tu cabello. Evita los serums, las ceras y las pomadas, pues pueden hacer que el cabello se vea demasiado caído.
 
2. Baja la cabeza. El viejo truco de dar vuelta la cabeza hacia abajo mientras te secas el pelo sirve para darle mucho volumen y forma a tu cabello. También puedes usar ruleros y rizadores de cabello para darle ondas y movimiento a tu cabello.
 
3. Prueba una aplicación de color estratégica. La coloración puede darle cuerpo al cabello al agregarle sustancias adicionales al propio pelo. Además, si te haces unos buenos reflejos, ellos pueden permitirte jugar con la luminosidad de tu pelo para que parezca más voluminoso de lo que es.
 
Cabellos dañados:
 
Adornar el cabello, teñirlo, permanentarlo, alisarlo, secarlo con secador, aplicarle tratamientos de calor, someterlo al sol, al viento, al mar, al agua de la piscina o a tratamientos agresivos son factores que pueden hacer que tengas un cabello dañado. Si tu pelo ha sido maltratado por alguno de estos (u otros) factores, deberías probar algunos de los siguientes trucos:
 
1. Deja que tu pelo se seque al aire todas las veces que puedas, para darle un descanso por todo el estrés causado por los tratamientos de calor.
 
2. Cuando tengas que usar un secador de pelo, agrégale un difusor para suavizar el flujo de aire y mantener la temperatura al mínimo. Además, trata de mantener el flujo de aire caliente que sale del secador lejos del cuero cabelludo, orientándolo, en cambio, hacia la dirección del crecimiento del cabello, para impedir que la cutícula resulte dañada.
 
3. Aplícate tratamientos intensivos de cuidado del cabello para darle elasticidad en las zonas dañadas y mantenerlo hidratado. Debes elegir acondicionadores ricos en proteínas y con agentes hidratantes para obtener los mejores resultados.
 
Cabellos abundantes:
 
Mucha gente piensa que tener una cabellera gruesa y abundante es algo maravilloso. Sin embargo, la verdad es que para algunas mujeres tener una cabellera de este tipo puede implicar una gran responsabilidad y a menudo estos gruesos mechones se pueden salir de control si no los manejas adecuadamente. Estos consejos pueden ayudarte a mantener el cabello bajo control:
 
1. El cabello grueso necesita un mantenimiento regular –hecho por un buen profesional- para lucir realmente bien. Asegúrate de visitar con regularidad tu salón de belleza.
 
2. Elige estilos en donde se noten capas largas que formen un entresacado. Esto minimizará la cantidad de volumen y te ayudará a tener una apariencia más delicada.
 
3. Estate pendiente de las puntas abiertas y mantenlas siempre cuidadas. Si las descuidas, tu pelo parecerá rebelde y con frizz.
 
Cabello rizado:
 
La queja mayor que he oído por parte de las mujeres que tienen el pelo naturalmente rizado es sobre el frizz y la falta de control. Tener el pelo ondulado por naturaleza puede ser la cosa más hermosa que puedas imaginar o también la peor pesadilla que jamás hayas tenido. Aquí te damos algunos consejos para amansar tus mechones retorcidos:
 
1. Acondicionador, acondicionador, acondicionador. Perdona, ¿ya te he mencionado el tema del acondicionador de rizos? Mantener los rizos bien hidratados y acondicionados hará que se vean suaves y saludables y que tu pelo sea más controlable.
 
2. Mantén tus manos alejadas de tus rizos. No toques tu pelo hasta que esté casi completamente seco. Dale al pelo aire seco (o usa un difusor, si es necesario) para intentar minimizar el frizz. Moldea el cabello usando tus dedos para darle la forma que más te guste.
 
3. Fija tus rizos aplicando un golpe de aire fresco con tu secador de pelo, y minimiza el frizz y los cabellos rebeldes colocándote un toque de serum, aceite o crema en tus dedos, aplicándolos a lo largo de los rizos.
 
©Hairfinder.com
 
Artículos relacionados:
 
Analizar tu cabello
 
Como diagnosticar cabello dañado