Cortes de Pelo, Cabello y Peinados

Cuidar el cabello durante el verano

Cuando comienza el verano, es hora de pensar en ocuparse especialmente del cabello. Ya sea a causa del sol, de la arena, del mar o del agua de la piscina, nuestro pelo reclama atención cuando las temperaturas se elevan. Es fácil y rápido arruinar el cabello, pero no lo es tanto recuperarlo y hacer que vuelva a su estado normal. Hablemos, más que nada, de prevención. Entonces, siéntate y acomódate, disfruta de tu té helado mientras lees lo que debes hacer para evitar los daños del verano.
 
Es imposible escapar del sol, a menos que vivas en un país en donde no sale más que dos horas por día. Además de ponerte un sombrero, hay otras cosas que se pueden hacer para prevenir los daños causados por el sol. Del mismo modo que no pasarías un día en la playa sin ponerte protector solar, no deberías estar al sol sin proteger tu cabello. Usa un producto sin enjuague que contenga un protector solar, para prevenir los daños causados al cabello. Si eres un poco calvo, si te lanzas a la aventura en un descapotable, o si estás mucho tiempo en la piscina sin sombrero, usa en tu pelo el mismo producto que te pones en la piel. Tu cabello parecerá probablemente un poco pegajoso y graso, pero algunas horas así valen más que varios meses dedicados a reparar los daños solares. Los cabellos dañados por el sol pueden volverse frágiles y fibrosos. A menudo, el único modo para solucionar este problema es quitar los folículos dañados.
 
cabello durante el verano Así, estás cubierta de pantalla solar de los pies a la cabeza y ya estás lista para ir a nadar. Cuando sales, no te olvidas de darte una rápida ducha y, de paso, enjuagar tu traje de baño. Además, dado el precio que cuesta el traje de baño, lo cuidas muy especialmente. No te olvides de hacer lo mismo con tu cabello. Las piscinas contienen toda clase de productos químicos que pueden provocar daños. No te gustaría sumergir tus cabellos un día entero en tu detergente de cocina; pero, aunque no te des cuenta, el cloro que contienen las piscinas está bastante cerca de él.
 
El cloro no solamente desoxidará el cabello, sino que también lo resecará y lo debilitará. También podrá afectar a tu cuero cabelludo, volviéndolo sensible e irritable. Para prevenir estos síntomas, lávate siempre el cabello después de nadar. Lo repito: siempre. Lávalo ni bien salgas de la piscina, en lo posible con un champú adecuado. Otro modo de proteger tu cabello de los daños provocados por el cloro es llevar una gorra de baño de silicona. Trata de aplicar un buen producto sobre el cabello antes de ponerte la gorra, pues eso te ayudará a quitarla con más facilidad y protegerá todavía más tu cabello.
 
Si el calor es tan terrible como para poder freír un huevo en el capot del coche, lo mismo puede hacer en tus cutículas. Mantente lo más alejada posible del sol si te preocupan los daños provocados por el calor. Sin embargo, esto no siempre es posible. Entonces, ¿cómo hacer para protegerte sin tener que instalar un climatizador por encima de tu cabeza? Comienza por simplificar el cuidado cotidiano. Renuncia al brushing, a los rizos hechos con calor y a los rizadores de cabello, pues ¡tus cabellos no los querrán! Del mismo modo, elige un cuidado activo que facilite el mantenimiento del cabello. Haz que el sol sea tu aliado.
 
Durante el verano, es el momento de dejar tranquilo a tu pelo y de darle unas vacaciones. Al igual que nosotros, nuestro cabello necesita una pausa para romper la rutina. Prueba hacerte trenzas, usar un sombrero de paja o hacerte un bonito peinado corto. Es el mejor momento del año para probar algo nuevo, como un carré alterado muy texturado. Un corte con afeitadora te permitirá encontrar la textura natural que buscas, evitando tener que utilizar millones de productos que no harán más que resecar los cabellos con el calor. Aprovecha el verano y aprovecha tus cabellos, no necesitas más que algunos minutos para evitar los daños debidos al sol y para pasártelo en grande.
 
©Hairfinder.com
 
Artículos relacionados:
 
Los mejores peinados para el verano
 
El clima y tu cabello