Cortes de Pelo, Cabello y Peinados

Analizar tu cabello

Análisis de tu propio cabello: la guía indispensable

Muchas personas no entienden lo que significan los términos que se usan para describir el cabello, y eso –hay que reconocerlo- es una cuestión complicada. La mayor parte de la gente sólo piensa en el cabello en términos de grueso, fino, liso u ondulado. Hay ciertas consideraciones que debemos tener en cuenta a la hora de analizar el cabello: la textura, la densidad, la ondulación, la elasticidad y la porosidad. Todos estos elementos se combinan para dar finalmente una gran variedad de tipos de cabello. Tu peluquero o peluquera suele mirar tu cabello, reconocer los elementos y determinar tu tipo general de cabello.
 
Una de las cosas que hay que recordar es que el análisis del cabello se hace a partir de comparaciones y que el mejor modo de establecer las diferencias entre los elementos es observando las muestras que provienen de distintas fuentes, para que tú misma puedas hacer la comparación. La próxima vez que salgas con un grupo de amigas mira bien sus cabellos. Fíjate de qué modo son distintos de los tuyos. Compara sus cabellos con los tuyos según las siguientes categorías:
 
Textura
Densidad
Porosidad
Elasticidad
Ondulación
 
A partir de estos elementos, podrás comparar y juzgar por ti misma si tienes el cabello fino, abundante, liso, con una buena elasticidad y una porosidad medida, o si es largo, ralo, ondulado, con una porosidad fuerte y poca elasticidad, o si es un término intermedio.
 
Conocer los términos que usan los profesionales y ser capaz de analizar tu propio cabello son cosas que te permitirán saber cuál es la mejor opción para ti cuando vayas a la peluquería y estés con tu estilista.
 
©Hairfinder.com