Cortes de Pelo, Cabello y Peinados

Peinado termal con rizador

Por siglos las mujeres han usado incontables métodos para cambiar los patrones de su pelo. En los días del antiguo Egipto y de Roma, las mujeres usaban mezclas de cremas y aguas para amoldar su cabello en ondas y peinados. Aceites, bayas, savia, palos de madera, barras de piedra, grasa animal y casi todo lo que puedas nombrar ha sido usado en algún momento para peinar un cabello y ponerlo de acorde a la moda del día. Conforme el tiempo ha pasado la tecnología ha avanzado y el entendimiento se ha incrementado, nuevos inventos han aparecido que han sido aplicados a la práctica del peinado cabello, ya sea para añadir rulos y ondas o para quitarlas.
 
En 1875 un inventor francés llamado Marcel Grateau inventó un sistema para peinar el pelo usando barras calientes. Ese proceso es aun llamado por los profesionales como ondulamiento marcel, aun cuando las herramientas han evolucionado considerablemente desde entonces. Los ruleros de metal son eléctricos hoy en día, fáciles de usar y fácilmente disponibles. Las barras actuales varían mucho en tamaño y pueden ir del ancho de un lápiz –para pelo muy corto o para rulos tensados- a enormes –para cabello largo o espirales en cascada. No importa el tamaño del rulo que deseas, hay un rulero de metal para ti.
 
rizador Aquí hay algunos detalles que deberías saber para usar mejor los ruleros de metal.
 
Regla número uno: para mejores resultados, empieza con pelo limpio y SECO. El pelo debe estar lavado con champú, acondicionado con un acondicionador humectante enjuagado y tratado con un acondicionador de los que se dejan para protegerlo contra el daño termal al que se expondrá durante el peinado. El pelo debe ser luego secado completamente. Si el cabello está aun un poco húmedo, el peinado termal puede resultar en severo daño, porque el metal caliente “cocinará” efectivamente el pelo, causando que se hinche, abriendo la cutícula y forzando la humedad protectora fuera de la corteza.
 
Regla número dos: Asegúrate de que el metal no esté demasiado caliente. Si no estás segura de la temperatura del acero que vas a usar, humedece un pedazo de papel y ponlo contra el rulero de metal. Habrá vapor, pero si hay humo, el papel de pone oscuro o se decolora, tu metal está DEMASIADO CALIENTE. Recuerda, es mejor prevenir que lamentar. Cuando estaba en el colegio vi a una compañera usar un metal en su maniquí y pude ver el horror en su cara cuando unió el rulo al metal, también salir humo y observar el rulo romperse y caerse al suelo.
 
Regla número tres: Si quieres que tus rulos duren, usa una pequeña cantidad de productos para el cabello. Al usar un poco de spray para el pelo y permitirle que se sequee (o una pequeña cantidad de gel o mouse trabajado en el pelo inmediatamente antes del secado) en cada sección de cabello tomada en un rulero, tendrás rulos más firmes y los rulos durarán más que sin ningún producto.
 
Regla número cuatro: Trabaja con cantidades de pelo razonables. No trates de meter mucho cabello en un solo rulero. Para que un rulero de metal funcione correctamente, tienes que conseguir temperatura parejamente distribuida y al usar mucho pelo de un solo rulero hará difícil, si no imposible, lograrlo en algunos casos.
 
Regla número cinco: Permítele a tus ruleros enfriarse antes de hacerles algo más. Porque el calor usado en el peinado termal es lo que rompe las necesarias uniones laterales, que hace que el pelo pueda ser moldeado, tienes que dejar que los recién formados rulos se enfríen, de tal manera que esas uniones se asienten en su nueva forma y sostengan a los rulos.
 
Seguir estas simples reglas te asegurará obtener los rulos que quieres y te ayudara a evitar dañar tu cabello accidentalmente. El más grande beneficio de usar los ruleros de metal es que permite apuntar a áreas específicas de tu cabeza o incluso partes específicas del pelo (como por ejemplo, poner ruleros solo a las puntas de un peinado específico, de tal manera que las puntas tengan rulos o giren hacia fuera).
 
Siguiente página