Cortes de Pelo, Cabello y Peinados

Cuidados para hombres: el afeitado

Algo que los hombres no pueden impedir y que afecta a pocas mujeres: la barba. En algunas culturas, la barba es un símbolo de madurez, sobre todo para los hombres casados. En otras, el hecho de dejarse crecer la barba es una cuestión completamente personal. Perilla, bigotes, patillas: todas las combinaciones imaginables son posibles.
 
el afeitado El aspecto de una barba masculina está determinado por la genética. Algunos hombres pueden tener barbas ralas, mientras que otros las tienen muy tupidas. El color de la barba también puede variar tanto como todo el vello del cuerpo (incluido el pelo de la cabeza). La densidad, la textura y el crecimiento de la barba determinarán la apariencia ideal de cada individuo.
 
Hemos hablado de distintos estilos de barba. Hablemos ahora del tema del recorte. El método más corriente para quitarse la barba es afeitándola, y el afeitado puede llevarse a cabo de maneras diferentes: un afeitado “en húmedo” con la ayuda de una cuchilla manual o un afeitado “en seco” con una afeitadora eléctrica.
 
La afeitadora o maquinilla de afeitar es un pequeño aparato eléctrico con una o más cuchillas rotatorias escondidas detrás de una superficie protectora. Las cuchillas se mueven rápidamente y toman el vello de la superficie de la piel. Estas cuchillas son seguras y fáciles de usar, pero necesitan un tiempo de rodaje para que sean totalmente eficaces. Funcionan muy bien en el vello tupido. Dado que el afeitado eléctrico no necesita generalmente de ningún producto para suavizar la piel, se lo llama a menudo “afeitado en seco”. Es importante limpiar la afeitadora eléctrica con regularidad para quitar los restos de cabello y las pelusas que pueden quedar en las cuchillas. Estas, por su parte, pueden desgastarse y deben ser reemplazadas. Sin embargo, estas cuchillas duran mucho más tiempo que las de las maquinillas de afeitar manuales.
 
Se llama “afeitado en húmedo” porque implica el uso de una crema o de una loción para suavizar y lubricar la piel durante el proceso. Se usa una cuchilla manual para raspar la piel, cortando así los pelos de la superficie. Las maquinillas manuales disponibles tienen cuchillas múltiples y permiten un afeitado más suave del que desde hacía años no lograba ninguna afeitadora.
 
El afeitado manual debe normalmente aclararse después de cada pasada, para quitar la loción o la crema y también los pelos que quedan entre las cuchillas. Después de varios usos, las láminas de las cuchillas se vuelven ásperas y deben ser reemplazadas. En la mayoría de los casos, esto implica un cambio del cabezal de la afeitadora y un reemplazo de las nuevas cuchillas, salvo que uses afeitadoras descartables por completo, en cuyo caso sólo tienes que tirar la vieja cuchilla y tomar una nueva del paquete.
 
Obtener una buena afeitada de cerca con una afeitadora manual requiere de un buen conocimiento de la ciencia del afeitado. Pero pocos hombres parecen conocer los trucos de fondo del afeitado. Por eso, aquí te mostramos cómo hay que hacer para conseguirlo:
 
Afeitarse:
 
Necesitas:
Mousse o crema de afeitar.
Una toalla pequeña.
La maquinilla elegida.
Acceso a una fuente con agua, ya sea un grifo o un barreño (o una bañera/una ducha).
 
Uno de los factores fundamentales que hay que tener en cuenta para lograr un buen afeitado es la preparación previa de la barba. Para ello, toma una toalla pequeña y humedécela con agua caliente, pero que puedas tolerar. Quita el exceso de agua, pásate la toalla por el rostro (o presiónala contra tu cara) y déjala quieta aproximadamente cinco minutos. El calor y la humedad se combinarán para suavizar la barba, lo que permitirá que sea más fácil de cortar. Si, por la mañana, tienes prisa, siempre puedes afeitarte al terminar el baño o la ducha. Allí encontrarás el mismo calor y la misma humedad que con la toalla, pero ahorrarás tiempo.
 
Página siguiente